MILLY KAUFMAN ES una adolescente estadounidense común y corriente que vive en el estado de Vermont hasta que un estudiante nuevo llamado Pablo llega a su escuela secundaria. Su acento exótico, su extraño sentido de la moda y el interés intenso que Milly despierta en él hacen que ella enfrente su identidad de niña adoptada del país natal de Pablo. A medida que su relación crece, Milly decide emprender un viaje lleno de valentía de regreso a su paÍs natal y en el camino descubre que la historia de su nacimiento está entrelazada con la historia de un país que se recupera de una brutal historia marcada por la dictadura y la corrupción política.
     La galardonada autora Julia Alvarez teje una conmovedora historia que examina la adopción entre culturas al describir la búsqueda de una adolescente por encontrar quién es ella exactamente, sólo para descubrir que ella es —de manera maravillosa y misteriosa— muchas cosas.
© Bill Eichner
Julia Alvarez is the author of the novels How the García Girls Lost Their Accents, In the Time of the Butterflies (a national Book Critics Circle Award finalist), and Yo!. She has also published two poetry collections (Homecoming and The Other side/El Otro Lado) and a collection of essays (Something to Declare).

Julia Álvarez es la autora de De cómo las chicas García perdieron el acento, En el tiempo de las mariposas (un finalista del National Book Critics Circle Award) y ¡Yo!. También ha publicado dos colecciones de poesía y una colección de ensayos. Julia Álvarez vive en Vermont y en República Dominicana, donde dirige una cooperativa de café orgánico, y un centro de alfabetización y arte con su esposo. View titles by Julia Alvarez
Tomé la clase de escribir cuentos con la Srta. Morris. Era una materia optativa de tres semanas aparte de la clase normal de inglés. La tomé porque, a decir verdad, necesitaba el crédito extra. Siempre he tenido problemas con la escritura, pero no quiero hablar de eso ahora. Sabía que mi calificación en inglés, una C, se estaba hundiendo de prisa hasta convertirse en una D. Así que me inscribí.

—Un cuento sirve para unir las distintas partes de una vida —nos dijo la Srta. Morris en la primera clase. A decir de ella, era como si los cuentos te pudieran salvar la vida. Ella era algo así como una fanática de la literatura, la Srta. Morris. A muchos muchachos no les caía bien por eso. Pero en secreto, yo la admiraba. Ella tenía una razón por la cual vivir. Fuera de salvar a mamá y a papá y a mi hermana, Katy, y a mi hermano, Kenny, y a mi mejor amiga, Ema, y a unas cuantas personas más de un edificio en llamas, no podía imaginar algo que me entusiasmara tanto.

—A menos que unamos todas esas partes, podemos perdernos en el camino. —La Srta. Morris dio un suspiro como si eso le resultara muy familiar. Ella no era exactamente una señora muy mayor, sería quizá de la edad de mamá y papá. Pero por la manera en que llevaba el cabello alborotado, como se pintaba los ojos y usaba bufandas, aparentaba menos edad. Vivía a una hora de distancia, cerca de la universidad, y conducía una camioneta roja. A veces se refería a su pareja y a veces a su hijo, y una vez a un ex-marido. Era difícil unir todas las partes de su vida.

La Srta. Morris nos dio un ejercicio en que debíamos anotar un par de detalles sobre nosotros mismos. Luego teníamos que escribir un cuento en base a ellos.

—Nada importante —nos dijo para animarnos—. Pero sí tienen que ser detalles que dejen entrever algo de su yo verdadero.

— ¿Eh? —gruñeron varios muchachos de la fila trasera.

—Me refiero a esto —dijo la Srta. Morris, leyendo de su lista. Siempre ensayaba los ejercicios que nos daba—. La mañana en que nací, me tuvieron que dar tres vueltas. Iba mal encaminada, supongo. —Levantó la vista y sonrió, como orgullosa de sí misma—. Bueno, aquí les va otro. Cuando tenía doce años, por medio de unos rayos X descubrieron que yo tenía unos “huesitos de alas” extra en los hombros. —La Srta. Morris extendió los brazos como si fuera a volar.

Los muchachos del “eh” se lanzaron miradas unos a otros como si estuviéramos en el programa de La dimensión desconocida.

—Así es que, muchachos, ¡uno o dos detalles que nos transmitan quién es su yo verdadero! En realidad, ¡este es un magnífico ejercicio para el autoconocimiento!

Todos refunfuñamos. Era casi obligatorio cuando un maestro mostraba el entusiasmo de una maestra de kindergarten acerca de una tarea.

Me senté a mi escritorio pensando qué escribir. Las manos ya me picaban con ese sarpullido que siempre me sale. Como no se me ocurría nada más, decidí anotar eso. Pero lo que salió fue: “Tengo una alergia que hace que se me pongan las manos rojas y me den comezón siempre que mi yo verdadero intenta decirme algo”. Como segundo detalle, me sorprendí a mí misma escribiendo: “Mis papás tienen una caja en su habitación que sólo hemos abierto una vez. Para mí, esa es La Caja”.

La Srta. Morris venía pasando por las hileras, revisando cómo íbamos.

—¡Muy bien! —susurró cuando leyó mi hoja. Ahora la cara, al igual que las manos, se me había enrojecido—. ¡Podrías escribir un cuento muy interesante con solamente esos dos datos!

—Son inventados —dije demasiado aprisa. ¿Ah sí? Lo único que ella tenía que hacer era mirarme las manos.

—Entonces escribe un cuento sobre un personaje para quien esos dos datos sean ciertos —replicó la Srta. Morris. Era imposible evitar su entusiasmo.

Me sentí aliviada cuando sonó la música por el altavoz al final de la primera clase. Ése es un detalle que dice mucho acerca de nuestra escuela. En lugar de timbres, nos ponen música, cualquier cosa, desde música clásica a “Duérmete niño” a rock. Supongo que en Vermont somos poco convencionales. Los timbres nos resultan demasiado chocantes.

Acabé escribiendo un cuento poco convincente, futurista, sobre una chica extraterrestre cuyos chips de memoria están guardados en una caja que ella no puede abrir porque necesita reiniciar sus manos como si fuera una computadora. Fue una idea tomada de una película de medianoche en la televisión que Ema y yo habíamos visto en su casa; sus papás tienen antena parabólica y pueden sintonizar todos los canales raros.

Era obvio que la Srta. Morris estaba desilusionada porque yo no había escrito acerca de mi propia vida. Y aunque me seguía saliendo un sarpullido en las manos, tratando de decirme ¡Milly! ¡Ya es hora!, yo aún no estaba lista para abrir mi caja de secretos.

Pero a veces, como es el caso con mis alergias, se requiere de un irritante externo que te provoque una reacción. Mi “irritante” externo apareció al día siguiente en la clase del Sr. Barstow.

About

MILLY KAUFMAN ES una adolescente estadounidense común y corriente que vive en el estado de Vermont hasta que un estudiante nuevo llamado Pablo llega a su escuela secundaria. Su acento exótico, su extraño sentido de la moda y el interés intenso que Milly despierta en él hacen que ella enfrente su identidad de niña adoptada del país natal de Pablo. A medida que su relación crece, Milly decide emprender un viaje lleno de valentía de regreso a su paÍs natal y en el camino descubre que la historia de su nacimiento está entrelazada con la historia de un país que se recupera de una brutal historia marcada por la dictadura y la corrupción política.
     La galardonada autora Julia Alvarez teje una conmovedora historia que examina la adopción entre culturas al describir la búsqueda de una adolescente por encontrar quién es ella exactamente, sólo para descubrir que ella es —de manera maravillosa y misteriosa— muchas cosas.

Author

© Bill Eichner
Julia Alvarez is the author of the novels How the García Girls Lost Their Accents, In the Time of the Butterflies (a national Book Critics Circle Award finalist), and Yo!. She has also published two poetry collections (Homecoming and The Other side/El Otro Lado) and a collection of essays (Something to Declare).

Julia Álvarez es la autora de De cómo las chicas García perdieron el acento, En el tiempo de las mariposas (un finalista del National Book Critics Circle Award) y ¡Yo!. También ha publicado dos colecciones de poesía y una colección de ensayos. Julia Álvarez vive en Vermont y en República Dominicana, donde dirige una cooperativa de café orgánico, y un centro de alfabetización y arte con su esposo. View titles by Julia Alvarez

Excerpt

Tomé la clase de escribir cuentos con la Srta. Morris. Era una materia optativa de tres semanas aparte de la clase normal de inglés. La tomé porque, a decir verdad, necesitaba el crédito extra. Siempre he tenido problemas con la escritura, pero no quiero hablar de eso ahora. Sabía que mi calificación en inglés, una C, se estaba hundiendo de prisa hasta convertirse en una D. Así que me inscribí.

—Un cuento sirve para unir las distintas partes de una vida —nos dijo la Srta. Morris en la primera clase. A decir de ella, era como si los cuentos te pudieran salvar la vida. Ella era algo así como una fanática de la literatura, la Srta. Morris. A muchos muchachos no les caía bien por eso. Pero en secreto, yo la admiraba. Ella tenía una razón por la cual vivir. Fuera de salvar a mamá y a papá y a mi hermana, Katy, y a mi hermano, Kenny, y a mi mejor amiga, Ema, y a unas cuantas personas más de un edificio en llamas, no podía imaginar algo que me entusiasmara tanto.

—A menos que unamos todas esas partes, podemos perdernos en el camino. —La Srta. Morris dio un suspiro como si eso le resultara muy familiar. Ella no era exactamente una señora muy mayor, sería quizá de la edad de mamá y papá. Pero por la manera en que llevaba el cabello alborotado, como se pintaba los ojos y usaba bufandas, aparentaba menos edad. Vivía a una hora de distancia, cerca de la universidad, y conducía una camioneta roja. A veces se refería a su pareja y a veces a su hijo, y una vez a un ex-marido. Era difícil unir todas las partes de su vida.

La Srta. Morris nos dio un ejercicio en que debíamos anotar un par de detalles sobre nosotros mismos. Luego teníamos que escribir un cuento en base a ellos.

—Nada importante —nos dijo para animarnos—. Pero sí tienen que ser detalles que dejen entrever algo de su yo verdadero.

— ¿Eh? —gruñeron varios muchachos de la fila trasera.

—Me refiero a esto —dijo la Srta. Morris, leyendo de su lista. Siempre ensayaba los ejercicios que nos daba—. La mañana en que nací, me tuvieron que dar tres vueltas. Iba mal encaminada, supongo. —Levantó la vista y sonrió, como orgullosa de sí misma—. Bueno, aquí les va otro. Cuando tenía doce años, por medio de unos rayos X descubrieron que yo tenía unos “huesitos de alas” extra en los hombros. —La Srta. Morris extendió los brazos como si fuera a volar.

Los muchachos del “eh” se lanzaron miradas unos a otros como si estuviéramos en el programa de La dimensión desconocida.

—Así es que, muchachos, ¡uno o dos detalles que nos transmitan quién es su yo verdadero! En realidad, ¡este es un magnífico ejercicio para el autoconocimiento!

Todos refunfuñamos. Era casi obligatorio cuando un maestro mostraba el entusiasmo de una maestra de kindergarten acerca de una tarea.

Me senté a mi escritorio pensando qué escribir. Las manos ya me picaban con ese sarpullido que siempre me sale. Como no se me ocurría nada más, decidí anotar eso. Pero lo que salió fue: “Tengo una alergia que hace que se me pongan las manos rojas y me den comezón siempre que mi yo verdadero intenta decirme algo”. Como segundo detalle, me sorprendí a mí misma escribiendo: “Mis papás tienen una caja en su habitación que sólo hemos abierto una vez. Para mí, esa es La Caja”.

La Srta. Morris venía pasando por las hileras, revisando cómo íbamos.

—¡Muy bien! —susurró cuando leyó mi hoja. Ahora la cara, al igual que las manos, se me había enrojecido—. ¡Podrías escribir un cuento muy interesante con solamente esos dos datos!

—Son inventados —dije demasiado aprisa. ¿Ah sí? Lo único que ella tenía que hacer era mirarme las manos.

—Entonces escribe un cuento sobre un personaje para quien esos dos datos sean ciertos —replicó la Srta. Morris. Era imposible evitar su entusiasmo.

Me sentí aliviada cuando sonó la música por el altavoz al final de la primera clase. Ése es un detalle que dice mucho acerca de nuestra escuela. En lugar de timbres, nos ponen música, cualquier cosa, desde música clásica a “Duérmete niño” a rock. Supongo que en Vermont somos poco convencionales. Los timbres nos resultan demasiado chocantes.

Acabé escribiendo un cuento poco convincente, futurista, sobre una chica extraterrestre cuyos chips de memoria están guardados en una caja que ella no puede abrir porque necesita reiniciar sus manos como si fuera una computadora. Fue una idea tomada de una película de medianoche en la televisión que Ema y yo habíamos visto en su casa; sus papás tienen antena parabólica y pueden sintonizar todos los canales raros.

Era obvio que la Srta. Morris estaba desilusionada porque yo no había escrito acerca de mi propia vida. Y aunque me seguía saliendo un sarpullido en las manos, tratando de decirme ¡Milly! ¡Ya es hora!, yo aún no estaba lista para abrir mi caja de secretos.

Pero a veces, como es el caso con mis alergias, se requiere de un irritante externo que te provoque una reacción. Mi “irritante” externo apareció al día siguiente en la clase del Sr. Barstow.

Books for LGBTQIA+ Pride Month

In June we celebrate Pride Month, which honors the 1969 Stonewall riots in Manhattan and highlights the accomplishments of those in the Lesbian, Gay, Bisexual, Transgender, Queer, Intersex, and Asexual + (LGBTQIA+) community, while recognizing the ongoing struggles faced by many across the world who wish to live as their most authentic selves. Here is

Read more

PRH Education High School Collections

All reading communities should contain protected time for the sake of reading. Independent reading practices emphasize the process of making meaning through reading, not an end product. The school culture (teachers, administration, etc.) should affirm this daily practice time as inherently important instructional time for all readers. (NCTE, 2019)   The Penguin Random House High

Read more

PRH Education Translanguaging Collections

Translanguaging is a communicative practice of bilinguals and multilinguals, that is, it is a practice whereby bilinguals and multilinguals use their entire linguistic repertoire to communicate and make meaning (García, 2009; García, Ibarra Johnson, & Seltzer, 2017)   It is through that lens that we have partnered with teacher educators and bilingual education experts, Drs.

Read more

PRH Education Classroom Libraries

“Books are a students’ passport to entering and actively participating in a global society with the empathy, compassion, and knowledge it takes to become the problem solvers the world needs.” –Laura Robb   Research shows that reading and literacy directly impacts students’ academic success and personal growth. To help promote the importance of daily independent

Read more